METODOLOGÍA

A un señor se le estropea la caldera. Inmediatamente, decide llamar a un técnico para que la repare.
Después de algunos minutos haciendo el chequeo de rutina en la caldera, el técnico da un golpe de martillo a una de las piezas mecánicas del aparato. Acto seguido la caldera empieza a funcionar y a calentar como nunca antes lo había hecho.
 
El técnico, al dar por terminado su trabajo, procede a escribir la factura para dejársela al dueño de la caldera, quien ya se había ido de la casa para atender sus obligaciones personales.
 
El cliente, al llegar a la casa y ver el coste de la factura con la cifra desorbitada de 1.000€ y presa de la rabia, llama al técnico.

Le dice que le parecía un exabrupto lo que le estaba cobrando por concepto
de la reparación de la caldera en cuestión.
Entonces, le exige al técnico que le reenvíe la factura, pero que esta vez la detalle para saber el porqué de dicho monto. 

El técnico, con toda su calma, hace lo que el cliente le pide y detalla la factura de la siguiente manera:
Golpe de martillo= 1 €
 Saber dónde dar el golpe con el martillo= 999 €
 Total= 1000 €

Terapia 'artesanal'
El trabajo de terapeuta de Artur Rowshan es como el de un artesano que búsqueda del punto donde aplicar el mínimo esfuerzo para resolver el problema. No busca la causa del problema, sino que te propone estrategias alternativas para salir de él. No mete el dedo en la llaga, no busca el dolor de la persona, ni interpreta lo que sucede.
Hace más bien una estrategia para que la persona encuentre el camino más corto para salir de su problema.
Cuando te encuentras ante una dificultad, sueles utilizar una estrategia lógica basada en el sentido común, a menudo porque ha funcionado en el pasado para una dificultad similar.
En lugar de cambiar la estrategia caes en la trampa de hacer “más de lo mismo” con mayor esfuerzo creyendo que no ha funcionado porque no te has empeñado a fondo. Insistes con ulteriores esfuerzos ya que la solución pensada te parece la más lógica.
 
Pero, cuanto más aplicas tu lógica, más se complica la dificultad hasta convertirse en un problema. Casi nunca cuestionas tu lógica. No eres capaz de mirar el problema desde otro ángulo. Y si cambias algo, el cambio parece mantener el estatus quo.
El ejemplo de un termostato aclara este punto. Un termostato se programa para mantener la temperatura a un nivel constante. Cuando la temperatura baja, el mecanismo hace intensificar el calor del aire para mantener el estatus quo programado.
 
Por lo tanto el termostato está en cambio constante pero, paradójicamente para mantener la misma temperatura. De igual manera muchos esfuerzos tuyos para cambiar algo, si caen en la misma lógica, no conducen al cambio.

El Arte de Resolver Problemas
Aunque tu problema pueda parecer complejo y haya persistido durante años, no por esto debe requerir soluciones asimismo largas y complicadas. Es posible solucionar en un tiempo relativamente breve muchos de los problemas incluidos los más complicados.
 
Para conseguirlo Rowshan evita el largo recorrido hacia el pasado en busca del origen del problema. No busca las causas del problema en el pasado ni tampoco analiza todas las facetas de tu personalidad. En vez de preguntar el “por qué” de tu problema se pregunta “cómo” se mantiene en el presente y cómo solucionarlo.

¿Cuál es la Diferencia entre Ésta y la Terapia Psicológica?
En primer lugar los psicólogos diagnostican y dan consejos. Rowhan no diagnostico ni da consejos.
En segundo lugar muy pocas escuelas de psicología especifican el número de sesiones necesarias para solucionar un problema. Las terapias psicológicas tardan muchos meses, y a menudo, largos años según el enfoque del psicólogo. La metodología de terapia breve que utiliza Rowshan te permite un ahorro de tiempo, sufrimiento y dinero.


El tratamiento es breve. Es decir, se plantea un plazo de 10-15 sesiones, con intervalos de entre una y dos semanas entre sesión y sesión.

¿Compatible con Psicoterapia y Fármacos?
Esta metodología no presenta ninguna contraindicación respecto a una terapia psicológica ni farmacológica. Por lo tanto, si estás siguiendo una psicoterapia o una terapia farmacológica puedes acudir a su consulta sin tener que interrumpir el tratamiento actual.
 
En estos casos, es importante que evites suspender o variar tu terapia farmacológica hasta cuando no se haya producido algún cambio sustancial en la sintomatología. En los estadios más avanzados de la terapia, siempre bajo supervisión médica, podrás disminuir las dosis del fármaco.